La perversa derecha

12 agosto 2009

Tómese su tiempo para leer esto, por favor.

Siempre he sabido que la derecha tiene métodos tortuosos para imponerse. Desde el adoctrinamiento religioso hasta campos de concentración, pasando por el capitalismo salvaje y el aupamiento del individualismo y el hedonismo, la derecha se ha encargado de torcer el camino de la civilización – sobre todo la occidental – conduciéndola a la barbarie, la pobreza y el vacío espiritual, dejando carente de valores éticos a las gentes. Y es que la derecha nos niega el crecimiento como humanos. La derecha no es darwiniana.

Puede que esta pequeña introducción le parezca exageradamente dramática, incluso podría pensar que es una broma y esté comenzando a reír, pero no se adelante, lo que voy a referirle no sólo es grave, sino que es TRÁGICO, ¡y sucede en nuestro país!, una razón más para querer pelear por nuestra patria o, como hacen muchos, emigrar y dejar atrás tanta esterilidad moral, tanto desierto como vida:

¡POPY REGRESA!

Este es un plan muy bien pensado, calculado tan demoníacamente que sólo pudo ser concebido en los oscuros laboratorios subterráneos del Opus Dei. Pero pienso desmontar su estrategia para que estemos atentos y prestos a contrarrestar los efectos perversos de esta verdadera metástasis mediática que comienza a formarse.

¿Qué se busca lograr con el regreso del Rey Herodes?

Para mí la cuestión está clara, aunque es posible que muchos desprevenidos compatriotas no lo hayan captado todavía: se pretende restarle potencia al liderazgo del Comandante en Jefe y además – lo que es más peligroso – dejar sin efecto la constante, pero poco eficiente, campaña educativa que el Estado Venezolano viene llevando a cabo a través de los medios Patriotas. Me explico.

Para nadie es un secreto que los canales de Tv del Gobierno, perdón, del Estado, se reparten entre ellos apenas el 2% del rating nacional (hay quien dice que es el 6%, pero sospecho que eso es cuando Maduro hace su Stand Up Comedy). Es decir, un 98% de la audiencia venezolana prefiere ver cualquier otra televisora, nacional o extranjera, a la programación oficial. Incluso hay camaradas que prefieren ver, digamos, Two and half men, que Aló Presidente. Sin embargo, ese 2% era más que suficiente para consolidar la revolución, después de todo, un pequeño grupo de personas viendo la Hojilla es más valioso que el resto de la población entregado a la vacuidad de La Guerra de los Sexos. ¿Que por qué? Pues simplemente porque ese pequeño grupo de compatriotas chilla, pelea, se rasga las vestiduras y hasta tiene orgasmos con el Comandante. Es decir, son creyentes y dos creyentes pueden someter a dos mil descreídos.

Ahora imaginen a ese porcentaje de compatriotas ignorando las enseñanzas de Mario Silva, nuestro Rousseau criollo, para entregarse a las veleidades rítmicas de El Telefonito y Caro Caro Carolina. ¡Por Dios, eso es terrible! Lloro de tristeza al imaginar a Lina Ron, de parrillera en una moto por los alrededores de la Esquina Caliente, gritando ¡Uuuep! a manera de llamado a las armas para sus huestes. ¡Eso no es serio! ¿Cómo puede sobrevivir una revolución en la que Popy, Socialismo o Muerte sea el norte del pueblo revolucionario? ¿Acaso cree que no va a ser así? Veamos.

Arlequín mata Payaso.

Cuenta mi buen amigo José Manuel Vieira, quien bien podría escribir la Biografía de Popy, que una vez lo vio decir en uno de sus programas: “...porque Popy no es un payaso, amiguitos, es un Arlequín” y este es un concepto poderoso. Un arlequín es un personaje inteligente, artero si se quiere, que maneja la ironía y disfraza la realidad con gracia y, en consecuencia, con un gran poder de penetración. Frente a él, un payaso es un simple Pithecanthropus erectus que intenta ser un Afarensis resignado a no llegar a Sapiens. La derecha lo sabe.

Por eso coloca en la palestra a este siniestro personaje justo en el momento en que nuestro Comandante en Jefe intenta llevarnos a una victoria aplastante, en lo político y lo militar, sobre el Imperio. Sabe que el poder de convocatoria de nuestro prócer es nulo ante este monstruo encantador. Y sabe más.

Sabe que, entre otras cosas, Popy es inatacable. ¿Qué contenido perjudicial podría haber en canciones como El Telefonito, Caro Caro Carolina o Mi Amigo Dios que pueda ser vetado vía Ley Resorte o LOPNA? Es más, ¿cómo podría acusarse de contra-revolucionario a un ser que ¡tiene la nariz roja!? ¡Popy es el arma perfecta!

Lo peor es que el gobierno no tiene nada similar a Popy. No podemos pedirle a nuestro Cid Campeador que batalle solo en esta nueva ofensiva de la derecha. Y aunque se esforzara en hacerlo, hay que recordar que Arlequín mata Payaso, de modo que todos tenemos que poner de nuestra parte para detener este intento de payisidio. Yo pensé en sugerirle a Chacón una contraofensiva con Semillita y Pillín, quienes vegetan en TeVes. Pero, francamente, la fijación fálica de Semillita con su pepino no tiene chance contra la taumaturgia de Popy.

Así, pues, camaradas, esta es una hora aciaga para la Revolución. El Estado Socialista se queda ciego, sordo, mudo y sin defensas ante esta nueva amenaza de las podridas mentes de la derecha y tenemos que estar atentos, como un solo hombre, para defender lo logrado en estos años de circo.

¡No nos dejemos engañar por este farsante! ¡Fidel no tiene la nariz roja!

Patria, Socialismo o Muerte... ¡Uuuep!



0 comentarios!:

Publicar un comentario

¡Hola, ¿qué tal?! ¡Bienvenid@!

Lo siento, pero los comentarios ya no podrán ser anónimos, siempre dejan spam sobre estupideces y estoy harto de borrarlos, sin embargo, sigo sin censurar ni filtrar nada de lo que expongas, pero tendrás que identificarte :( Puedes usar el perfil en el que estés inscrito o bien usa Nombre/url para dejar tus datos... ¡y dí lo que quieras, la censura no existe aquí!

¡Gracias!